1 Consejo que cambió la forma en que enseño un segundo idioma

IMG_1239.JPG

Cuando Learn Safari comenzó, el equipo estaba conformado por solo algunos miembros trabajando a oscuras. Sinceramente, no teníamos ni idea de lo que estábamos haciendo, pero sabíamos que queríamos crear algo que pudiera alentar a los niños a aprender y usar su español. Sabíamos que queríamos crear un programa que fuera de gran calidad, divertido para los niños, una herramienta para los niños, familias y educadores. Como profesora de español de secundaria, madre bilingüe, y ahora maestra de preescolar en una escuela bilingüe, traje conmigo la experiencia de campo, pero no tenía idea de cómo convertirlo en algo “tangible”.

Tuvimos que auto-educarnos en la mejor forma posible, y la mejor forma de hacerlo es leyendo. Leímos todo lo que tenía que ver con el aprendizaje de idiomas, tecnologías para la educación, creación de juegos, ludificación, creación de aplicaciones para dispositivos móviles, manejo de recursos, creación de equipos virtuales, mercadeo, etc. Algunas veces sentí que leía demasiado y que se mezclaría todo en una sola masa. Sin embargo, ya pasado el tiempo, me di cuenta de que había aprendido mucho y verdaderamente había internalizado parte de la información.

No existe mejor ejemplo de la parte de la información que aprendí leyendo los libros, blogs y artículos de Tim Ferriss. Si no saben quién es Tim Ferriss les recomiendo que revisen su libro más vendido “The 4 hour week” (La semana laboral de 4 horas) El Sr. Ferris tiene muchas ideas (sobre toda clase de temas) y con algunas estoy de acuerdo, con otras no, y otras las he olvidado por completo, pero algunas las he absorbido totalmente. Una de estas ideas en particular ha cambiado completamente mi método de enseñanza en la escuela, en mi casa y en las aplicaciones de Learn Safari, y hoy estoy aquí para compartirla con ustedes.

Es la idea de cuando uno está enseñando un nuevo concepto y vocabulario, se puede usar la traducción y se debe decir la palabra en la lengua materna primero y seguir con la lengua secundaria.

¿Cómo funciona?

La idea de inmersión completa, de simplemente lanzarse a nadar o ahogarse, ha sido muy popular en la enseñanza de idiomas. La idea es que si se sienten obligados a comunicarse en un idioma, no se tendrá más opción que aprender. La realidad es que, a menos que tengamos la posibilidad de ir a un país donde sólo se hable el idioma deseado, no tendremos esa motivación. Inclusive bajo esas circunstancias por lo general conseguimos formas de usar nuestra lengua materna para ayudarnos a aprender.

La inmersión total es ideal, pero de manera en que la educación bilingüe se va haciendo más común en EUA (que aún necesita ponerse al día con gran parte del resto del mundo), maestros de aula y padres se están dando cuenta de que utilizar los conocimiento que los niños ya han adquirido y construir sobre ellos los nuevos conocimientos es una forma muy efectiva de ayudar a los niños a aprender un nuevo idioma.

Como padre, ¿se te dificulta lograr que tus hijos entiendan y usen el idioma que deseas que aprendan? Es probable, pues los niños van a hacer lo que se les haga más cómodo, y hablar en la lengua materna siempre va a ser más cómodo. Muchas veces tenemos esta idea de que debemos escoger un método de adquisición de idiomas, OPOL*, MLAH* entre otros, pero ¿y si no es efectivo? ¿Qué pasa si tus hijos no está siendo expuestos al idioma minoritario el tiempo necesario para la adquisición de dicho idioma, o si se han quedado atrás en el uso del idioma minoritario y simplemente no entienden lo que tratas de decirles? Entonces usar este concepto de decir una oración en el idioma minoritario y luego traducirlo a su lengua materna pudiera ser muy beneficioso para tus hijos.

¿Por qué funciona? Porque cuando los niños (inclusive los adultos) escuchan algo que no entienden simplemente lo ignoran. Pero, cuando se les habla a los niños primero en su lengua materna, ya tienes su atención, y ellos ya tienen una imagen mental y entienden los que se les está comunicando, y es ahí cuando se les empareja con esta nueva información, la forma en que se dice en el idioma minoritario. Esta es una forma de crear una conexión, la cual luego se refuerza usando la misma oración varias veces.

Tu no tienes que usar esta técnica con todo lo que dices, sólo con aquellos conceptos que tus hijos no entienden, y entonces la técnica se va usando menos en la medida en la que vayan entendiendo más.

Maneras en las que he implementado esta técnica

Como lo mencioné anteriormente, soy maestra de preescolar. Específicamente enseño VPK (Pre-Kinder Voluntario por sus siglas en Inglés) y entre 85 a 90% de mis estudiantes están aprendiendo inglés siendo el español su lengua nativa. Es mi trabajo enseñarles inglés y prepararlos para la lectura, las habilidades sociales y de comunicación que necesitarán para Kindergarten y los siguientes grados. Conozco la importancia de mantener, y aprender en su lengua materna, por lo cual trabajo en el aula y, junto a sus padres, para asegurarme que el español siga siendo parte importante de sus vidas y de su educación. Por esta misma razón llevo un aula bilingüe.

Tener un aula bilingüe es un constante experimento en lenguaje y organización. Todas mis etiquetas están en inglés y español, tenemos música y libros en ambos idiomas, hora del círculo, el trabajo en pequeños grupos y centros se conducen en ambos idiomas y yo estoy constantemente cambiando idiomas, dependiendo de las necesidades del niño con el cual esté interactuando.

Este último año decidí usar esta estrategia de usar primero la lengua materna seguida del segundo idioma de forma intencional y consistente. Este fue el caso con mis estudiantes que no tenían conocimiento alguno del idioma inglés al principio del año escolar. Yo comencé por leerles los cuentos primero en español antes de leérselo al grupo en inglés. Cuando debía introducir nuevo vocabulario lo hacía primero en español y luego en inglés. La explosión del idioma que ocurrió en este año escolar fue grandioso. Yo estaba asombrada de cuánto estas brillantes mentes pequeñas habían aprendido en 1 año. Por primer vez estoy segura en un 100% que mis alumnos, incluyendo a aquellos que entraron sin conocimiento alguno del inglés, están completamente listos para Kindergarten.

En casa he invertido la estrategia, aún cuando usamos tanto el inglés como el español en nuestro hogar, debo admitir que el inglés es el idioma dominante de mis hijas. El entorno es mayoritariamente en inglés y como su principal fuente de español debo ser intencionalmente más consistente con el uso del español. De esta forma cuando debo presentarle a mis hijas un nuevo concepto se los digo primero en inglés y luego en español. Hago que mis hijas repitan en español y pronto estas nuevas palabras se convierten en parte de su vocabulario. Como lo mencioné anteriormente, no es necesario emplear esta técnica todo el tiempo, pero si sentimos que nos estamos quedando atrás, o si estamos hablando de conceptos totalmente nuevos, esta estrategia es oro puro.

Lo he dicho antes, y lo repito ahora (una y otra vez): ¡Criar y educar hijos políglotas es trabajo duro! Es necesario ser consistentes, intencionales, creativos y pasar por mucho ensayo y error para hacer que funcione. No siempre va a ser bonito, pero los resultados y el trayecto en sí mismo valen la pena. Con este consejo he conseguido una herramienta efectiva para mi arsenal de enseñanza, espero que te resulte efectivo a ti también.

¿Qué tal tú? ¿Tienes algún consejo o truco para aprender idiomas? ¡Me encantaría escucharlos! Puedes compartirlo en la sección de comentarios.

OPOL: One Parent One Language (Un Padre Un Idioma)

MLAH: Minority Language At Home (Idioma Minoritario En Casa)

Este artículo fue originalmente publicado en inglés como “1 Tip That Changed The Way I Teach a Second Language” en learnsafari.com

 

Sobre la autora

Keli García Allen es maestra de español certificada, y actualmente trabaja como maestra de preescolar en un aula bilingüe. Ella es la Jefa de Contenido de Learn Safari y actualmente está trabajando en English Safari, un juego para niños de 4 a 10 años hispanohablantes que quieran aprender inglés. El juego está disponible en la App Store y en la Google Play Store. Puedes seguir a Keli y al resto del equipo de Learn Safari en Facebook, InstagramTwitter